El futuro de las artes circenses

Nov / 09

El futuro de las artes circenses

By / danzaire / 0

Conversatorio FIDACR 2017

Dentro del marco del Festival Internacional de Danza Aérea de Costa Rica (FIDACR) que se llevó acabo a lo largo de la semana anterior, hubo un conversatorio con Roy Gómez, quien puso en la mesa el tema del futuro de las artes circense a través de “proVOcaciones”.
Roy es un estudiante de Northwestern University, y está realizando una investigación sobre las artes escénicas desde una perspectiva más allá de la estética. La estrategia que usó es poner en la mesa aspectos importantes, y que los expertos y artistas, que son los expertos en el tema, lo discutan y lleguen a ciertas conclusiones. Con el fin de establecer puentes: entre artistas, entre la teoría y la práctica, y entre diferentes tipos hacer circo.
El circo más allá del entretenimiento
El conversatorio inició con el tema de que el circo rompe fronteras, como organización y puente de comunicación, pero que las economías que apoyan el circo son difíciles por la mala organización. Además, de que se queda encerrado en el entretenimiento, y no busca cómo hacer un circo crítico.
Roy establece, que los cirqueros a veces nos enfocamos mucho en hacer el truco o la rutina, y nos olvidamos del verdadero poder que tenemos. Uno de los problemas radica en que cuando un país tiene dinero apoya a las artes escénicas, pero cuando no tiene dinero corta el apoyo y la gente tampoco va, porque el circo es lo último en la lista de necesidades, entonce si no tienen dinero lo primero que recortan son las artes escénicas. Esto porque el circo está visto solo como una forma de entretenimiento, que no tiene nada que ofrecer.
Legitimación del circo como arte
Sin embargo, tenemos que luchar por la legitimación del circo como forma de arte. Roy sacó a la mesa que generalmente en las actividades o festivales de arte circense son dirigidos solamente a los cirqueros, no a la sociedad como un todo, es como una burbuja. Y que si esto no cambia, no está en juego el sólo ser críticos, sino también desaparecer del mapa y dejar de hacer circo.
Entonces el truco está en pensar quién está o podría estar interesado en su arte. Puede ser complicado pensar en los tipos de audiencia y cómo llegarles, pero va a ser más complicado no pensar en audiencias del todo. Roy estableció que tenemos que cambiar en parte el pensamiento de sólo apoyar a las producciones, a apoyar aún más la difusión, porque la difusión permite a otros a conocer tu trabajo, y a mostrar el valor de tu trabajo; lo que significa pensar en cómo la gente lo entiende y cómo les puede aportar algo. Esto hace el arte más rico. Se beneficia el público, quien es, al final, el que beneficia al artista.
¿Es posible hacer un circo crítico y alejarnos del puro entretenimiento?
Sin embargo, entre los participantes en el conversatorio, no todos concordaron en el aspecto de hacer un circo crítico. Por un lado, Alicia -quien es payasa y titiritera, y hace una investigación sobre el circo en espacios públicos- habló de la importancia de trascender del entretenimiento a lo crítico y resaltó el impacto que puede tener el circo de calle. Porque se tiene una comunicación horizontal con el pueblo, y no se deja como las presentaciones en un teatro que son más elitista. Además, que si se concentraran más en dar contenido sería mucho más productivo para la sociedad, para una comunidad.
Por otro lado, Emiliano Ron -artista circense, especializado en cuerda- resaltó que es más difícil porque ya venimos de un lugar formado: el circo siempre fue solo entretenimiento, nunca se politizó. Y por lo tanto, el nuevo circo, es lo mismo: entretenimiento, técnica… Además, de que el arte contemporáneo -ya sea danza o teatro- es contemplativo, es lo que se vende. No es crítico. Y puso de ejemplo su disciplina, la cuerda, lo difícil que sería presentar una función crítica o en un curso político. Además, habló de que el circo como un todo, es un elemento sumamente técnico, lo que hace aún más complicado crear toda una propuesta crítica en este… aunado al hecho de que el circo no es considerado un arte, ni siquiera por los otros tipos de arte.
¿Qué otro problema enfrentan los artistas circenses en Costa Rica?
Por otro lado, específicamente en Costa Rica, está en el juego el aspecto de la profesionalización de los artistas circenses. Porque existen escuelas de teatro y danza, sin embargo, no existe una escuela pública y permanente de artes circenses donde se pueda adquirir un título y toda la formación en artes de circo. Además, del reconocimiento de estos como trabajadores, del arte pero dentro del mundo laboral y así hacer valer sus derechos como trabajadores. Y, por supuesto, el pensamiento del artista en sí como un trabajador-artista. Que el mismo se reconozca como tal.
Y vos…

¿Cuál creés que es el futuro del circo?

Por Amanda Zúñiga

Categories : Circo, Danza aérea, FIDACR
danzaire